4/11/08

Escúchanos.

Amigo, quiero que mis palabras sean voz y no letras. Quiero que escuches bien lo que tengo que decirte, es importante. No vengo a venderte nada, fuiste tú el que me enviaste aquí. No ahora, lo harás en el futuro; yo vengo de allí. He vivido contigo, me hablaste de ti.

Querías que te dijese que no malgastes más tu tiempo. No dejes pasar más oportunidades, no volverán jamás. No aceptes consejos pusilánimes, las grandes conquistas pertenecen a los valientes. No vivas la vida de los demás, que nadie borre tus sueños. Sólo tenemos esta vida, lo que no has podido vivir no podrás hacerlo nunca más. Escucha a quién tenga algo que decir, rechaza a los charlatanes.

Insististe en que te explicase que no eres hijo de tu tiempo, que tu vida no depende de tu condición sino de tus metas. Pon tu voluntad al servicio de tus anhelos y de tus aptitudes. No hay guión para tu vida, no dejes que lo escriban por tí. No eres uno más, nadie lo es mientras no quiera serlo. Ellos querrán que seas como todos, rebélate.

Tratarán de callarte, de cortarte las alas, de echarte el ancla. La sociedad querrá pervertirte con deseos que no son tuyos, con modelos pobres y simples. Intentarán comprarte con un sueldo, una casa o un coche. Te harán seguir unas leyes que no refrendaste; no las sigas.

Observa el mundo con los ojos de un niño, es la curiosidad tu mejor maestra. No des nada por hecho ni nada por aprendido. Escucha antes de hablar, mira antes de andar. No temas por lo que dirán los demás, no son ellos los que vivirán tu vida.

No te lamentes, actúa. Respeta sólo a los que se lo merezcan, lucha sin miedo contra los opresores; ponte siempre del lado de los justos. No utilices tu fuerza para avasallar, sino para liberar. Me suplicaste que te dijese que no te creas nada de lo que cuenten, que la historia la escriben los hombres; no siempre es verdad.

Infórmate de lo que no cuentan las noticias, desconfía de quién habla de buenos y malos. Que el mal y el bien no son evidentes, no te dejes llevar. Pero una vez convencido, en la batalla, no mires atrás. No luches contra hermanos, busca al de arriba. Los culpables nunca van al frente, se esconden; no son tan fuertes, son cobardes. No esperes a que te ataquen, vete a por ellos. No temas perder la vida porque es el temor el que no te permitirá vivir.

Me hablaste de mucho más, por ahora es suficiente. Se libre de verdad, el mundo no es de los mediocres. Escápate con la mujer que amas, levanta tu bandera, arriésgalo todo, grita y rompe el silencio aunque parezca que estás solo.

Levántate, esta es tu vida.
Hasta la victoria, hasta siempre.

No hay comentarios: