23/11/08

Carta de Rosa Díez.




Queridos amigos:

Seguimos aquí y, direis, ya. Pero, nunca, dos palabras fueron tan significativas. Con poco más de un año de vida, el permanecer en la carretera, en nuestro caso, es un triunfo.

Explicamos desde el principio que UPyD era un partido nuevo, que nacía con la idea de que España necesita otra política y otra forma de hacer política. Y creo que lo
hemos demostrado, que los estamos demostrando. Frente a los agoreros, los sectarios, las barreras, los obstáculos, UPyD sigue aquí y, lo más importante, se nos oye y se nos tiene en cuenta aunque no quieran reconocerlo. Yo lo veo en el Congreso, cada día, y lo hemos comprobado todos recientemente con una institución pública como el CIS que en tan sólo unos días ha pasado de ignorarnos, incluyendo un nuevo y
discriminatorio criterio para no preguntar por mí a los ciudadanos a rectificar en su arbitria decisión tras amenazarles con llevarlos a los tribunales. Y es que ya no saben que hacer con nosotros para quitarnos la voz.

La mía es la voz pública, la de la portavoz, la que se oye pero sin un equipo detrás, sin vuestro trabajo, el de miles de militantes repartidos por todo el territorio nacional, mi voz no tendría fuerza. No tendría significado, vaya, no serviría para esta tarea, la de regenerar la política, que hemos emprendido juntos; vosotros y yo.

Nuestro partido se constituyó desde el primer momento como una organización inequívocamente nacional, español, que nació con la vocación de ser alternativa a la vieja forma de hacer política y a los viejos partidos políticos. Lo explicamos desde el principio, cuando nos presentamos a las elecciones del 9 de marzo, y no nos creyeron.

El año que viene tenemos ante nosotros tres importantes retos: las elecciones vascas, las gallegas y las europeas. Creo que, en esta ocasión, tenemos una parte del camino reccorido. Ahora, ya se lo creen. Pero, les vamos a volver a desbancar porque vamos a conseguir entrar, de nuevo, en estos parlamentos.

Lo hemos hecho antes, de la calle al Parlamento. En esta tarea, también necesito vuestra ayuda.

Encantada de ser una de vosotros, nos vemos pronto

Rosa Díez

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buena, Rosa, buena........ Eres fantástica.