21/10/08

Negociación conjuta Gobierno-Oposición o como perder un poco el tiempo.

Según hace público el Alcalde de Alcorcón, va a ofrecer al equipo de la oposición un pacto en torno a los presupuestos de nuestro municipio para el año que viene.

Según el Alcalde de Alcorcón, los presupuestos para el año próximo se potenciará la “austeridad en el gasto corriente, el fortalecimiento de la protección y un fuerte esfuerzo inversor” “sobre esta base, hablaremos con el Partido Popular”. Entonces ¿Que tienen que negociar si ya tienen todo pensado?¿Como le explicamos al ciudadano que quiere austeridad en el gasto y a la vez un fuerte esfuerzo inversor?

“Espero que exista un interés por buscar un acuerdo para los próximos presupuestos y sentamos las bases del acuerdo para una presentación conjunta con el objetivo de ofrecer los mejores presupuestos a los ciudadanos” ha señalado el alcalde. ¿Acuerdo en que y como?¿Para que?¿Hará caso?

Seamos realistas. Las políticas económicas socialistas y liberales están muy alejadas unas de otras. O todo blanco o todo negro. No hay más. Y así no hay quien avance en ningún tipo de negociación.

La crisis actual es muy compleja. El sustrato socio-economico actual no es de economias coloniales sino de economias fuertemente participadas y la productividad industrial es elevadisima y muy superior a la demanda real . La clase media es la clase dominante y las empresas cotizantes son en su mayoria empresas multinacionales o nacionales participadas .

La Crisis actual tiene muchas connotaciones muy diversas :
- Es la crisis monetaria del Dolar
- Es la crisis comercial provocada por las economias emergentes
- Es las crisis fiduciaria por la inflaccion de los valores bursatiles
- Es la crisis del derrumbe del mercado hipotecario
- Es las crisis de los mercados de valores y de los fondos de inversion
- Es la crisis provocada por la escasez del mercado energetico y las materias primas
- Es la crisis provocada por la Participacion de mercados y economias
- Es la crisis del Neocapitalismo Neoliberal

¿Ante todo esto pueden hacer algo desde los Ayuntamientos?
Reducir sus pagos, o aumentar sus cobros, trivial.

Los Ayuntamientos tienen poco margen de maniobra.
Los Ayuntamientos tienen dos vías abiertas en este tema de la crisis.

Por un lado:
Al final de mes, las administraciones tienen que pagar las nóminas de sus funcionarios. Y, para eso, necesitan dinero en caja. No basta un presupuesto de ingresos y gastos; hay que tener dinero en la cuenta para hacer las transferencias.

Si no lo hay, y los presupuestos tienen credibilidad, las administraciones podían acudir, como cualquier hijo de vecino, al banco a por un crédito. Desgraciadamente para ellas, esta posibilidad es ahora más difícil, por no decir imposible. Por otro lado, su credibilidad depende EXCLUSIVAMENTE de los impuestos que es capaz de obtener, pues no tiene otra fuente de ingresos.

Ante un problema de caja, el ayuntamiento podría acudir a entidades administrativas superiores, como las CCAA o el Estado. Esto lo único que haría es traspasar el problema a otra administración. Por ello, este supuesto, de aceptarse (que no es trivial), agravaría los problemas .Vamos, que el ayuntamiento no puede acudir ni a otras AAPPs, ni al banco. Si el banco le presta pasta (desde luego, no en condiciones comerciales; o sea, que se lo prestaría por presiones políticas), agrava su propia situación y se aproxima aún más a la quiebra que tanto teme.

Por tanto, si toma esta opción, ¿que le quedaría a nuestro Ayuntamiento?:
- Demoras aún mayores en los pagos que los ayuntamientos hagan a sus suministradores. Claro que como estos no andan muy finos, esta situación puede llevarles a la quiebra. Si eres proveedor de ayuntamiento, tocan malos tiempos.
- Suspensión de obras públicas o contratas exteriores. Tendrán que afrontar el coste político de no cumplir sus promesas.- Requisitos más exigentes hasta hacer imposible su cumplimiento, para las ayudas que vengan dando. Incluso, llevando al recurso judicial (que para ellos es gratis).
- Retrasos en los pagos de las nóminas.
- Enajenaciones de los bienes que tenga.

Y, por la parte de cobros:
- Creación de nuevos impuestos o tasas.
- Incremento de sanciones por aspectos que hasta ahora no se tenían en cuenta. Endurecimiento, por ejemplo, de la vigilancia del tráfico, y mayor arbitrariedad (aquí, contando con la inestimable ayuda del "estupendo" funcionamiento de la justicia).

No creo estar descubriendo nada nuevo. Muchas de estas cosas están ya planteándose en el ayuntamiento de Madrid. Pero, en todo caso, desemboca en una mayor presión sobre los ciudadanos, tanto por la pérdida de calidad de los servicios que vienen prestando, como por la mayor persecución e imposiciones.

La pregunta es: ¿cuánto aguantaremos así?

Por otro lado:
- Reducción del gasto público.
- Reducción de Directores de Servicios y altos cargos.
- Reducción de los conceptos de dietas.
- Reducción de los gastos de representación.
- Reducción de vehículos oficiales.
- Reducción de impuestos.
- Reducción del gasto funcionarial.
- Reducción de obras faraónicas.
- Congelación salariales a los funcionarios y altos cargos.
- Reducción de sanciones varias.
- etc.

Dos formas diferentes de mirar la crisis. Dos formas diferentes de plantear soluciones ante la crisis. Una, para ayudar al ayuntamiento como institución ante los graves problemas que llegas. Otra, para ayudar al ciudadano a tener más dinero en su bolsillo, y así poder reactivar de algún modo las economías familiares.

Diferentes posturas. Válidas muchas de ellas, dependiendo de su uso.
Esperemos para ver a que acuerdo llegan, pero miedo me dan.
Sinceramente no creo que lleguen a ningún acuerdo, y si llegan, será por la bajada de pantalones de uno de los dos: ¿Imaginan de quien?
Yo sí.

No hay comentarios: