21/10/08

De la mala gestión, al silencio complice.

La verdad, es que, por ahora, los vecinos de Alcorcón hemos tenido mala suerte con los actuales políticos.


Por un lado el Gobierno Municipal, que es capaz de regalar una Concejalía a otro partido, del cual, el máximo dirigente alcorconero proviene. Por otro lado, no se escuchó en su día una voz más alta que otra de la oposición.


Por un lado el Gobierno Municipal, que es capaz de tomar decisiones, en contra de las movilizaciones vecinales. Por otro lado, la oposición apoyó a los grupos vecinales por conveniencia política, pero ya se olvidó de esto.


Por un lado el Gobierno Municipal, que está deforestando Alcorcón. Por otro lado, la oposición mantiene silencio.


Por un lado el Gobierno Municipal, que ya en la anterior legislatura no cumplió el 58% de su programe electoral. Por otro lado, el silencio complice de la oposición.


Por un lado el Gobierno Municipal, más preocupado en regalar dinero para recuperar palacios extranjeros, que en crear unas verdaderas políticas sociales. Por otro lado la oposición, que pone el grito en el cielo en el momento, pero luego se olvida rápido.


Por un lado el Gobierno Municipal, que ha recortado los aparcamientos públicos en la calle en un porcentaje elevadísimo allá donde hace sus aparcamientos. Por otro lado, el silencio de la oposición en este aspecto.


Por un lado el Gobierno Muncipal, que lleva una penosa gestión de recogida de basura, colapsando el tráfico de Alcorcón, pues la recogida se realiza a horas donde el tráfico en el Municipio está desbordado. Por otro lado el silencio de la oposición.


Por un lado el Gobierno Municipal, que pretende engañar a los vecinos de Alcorcón en cuanto a sus impuestos, los cuales dice congelar, y la subida será de un 4,8%. Por otro lado el silencio de la oposición.


Por un lado el Gobierno Municipal, aprovechando el mínimo recurso para atacar al Gobierno de la CAM (véase asunto de la residencia). Por otro lado el silencio de la oposición.


Por un lado el Gobierno Municipal, tomando medidas desfasadas para el incremento del patrimonio del Ayuntamiento, como es el caso del cepo en los vehículos mal aparcados. Por otro lado el silencio de la oposición.


Por un lado el Gobierno Muncipal, mintiendo y engañando a los agraciados en el sorteo del Ensanche Sur. Por otro lado la oposición, que empieza con una pataleta, pero luego olvida de forma rápida.


Por un lado el Gobierno Municipal, que es capaz de dejar aislados en cuanto a infraestructuras a un barrio de Alcorcón, y estos cuando llegaron al poder paralizaron el plan de desarrollo previsto para ese barrio (Fuente Cisneros). Una oposición que sólamente se moviliza cuando lo hace el movimiento vecinal e interesa políticamente.


Por un lado el Gobierno Municipal, que utiliza los medios de prensa del Ayuntamiento para manipular y engañar a los vecinos, idolatrar y endiosar al Alcalde. Por otro lado la oposición, que calla ante la posibilidad de que algún día gobiernen y ellos puedan hacer lo mismo.


Por un lado el Gobierno Minicipal, asfixiando y presionando a Bomberos y Policias. Por otro lado el silencio de la oposición.


Por un lado el Gobierno Municipal, con sus reiterada y falsas promesas de solucionar el problema del tráfico en Alcorcón. Por otro lado el silencio de la oposición.


etc.


Podría estar así durante un día completo, pero no es mi intención cansar al lector.
Me gustaría llegar a una conclusión.
El actual Alcalde parece estar más interesado en su nuevo puesto como Senador, que en regir de forma adecuada el Ayuntamiento de Alcorcón. Hasta hoy, han sido imnumerable las veces que el Alcalde ha dado la espalda a la opinión de los vecinos de Alcorcón, demostrando que eso del talante no va con él. Y me da la impresión de que su postura de alejamiento del vecino se verá incrementada, con lo que seguirá haciendo oidos sordos a las quejas vecinales.


Mención aparte merece la oposición. Desaparecida, callada y acobardada, más preocupada en sus problemas internos que en hacer una oposición útil y eficaz.


En Alcorcón hemos tenido muy mala suerte con nuestros políticos.

Esperemos que, más pronto que tarde, las nuevas alternativas políticas, a parte de posicionamiento, cojan los votos suficientes como para poder hacer una buena oposición, y en el futuro, quien sabe.


Mientras tanto, somos cada vez más los que buscamos y luchamos porque esas alternativas cojan el sitio que se merecen dentro del consistorio municipal. Somos muchos los que no nos resignamos ante la actual situación política. Somos muchos los que creemos en la política y pensamos que hay otra forma de hacerla.


Esperamos seguir creciendo.

No hay comentarios: